Acabamos de aterrizar de nuestro intercambio con Uden, Holanda.

Hemos pasado una fría pero estupenda semana llena de actividades y recuerdos.

Hemos visitado su centro e instalaciones, asistido a clases en inglés y holandés. Hemos visitado un molino tradicional, el área natural del Maashorst y Amsterdam. Hemos echado unas partidas en la bolera, corrido en un quiz alrededor del pueblo, y hemos pasado un día inolvidable en Efteling, un parque de atracciones ambientado en cuentos tradicionales con atracciones para todos: de interior, exterior, para niños pequeños, mayores, antiguas, modernas...

Pero sobre todo hemos disfrutado de una calurosa acogida por parte de las familias y profesores, quienes se han volcado con nosotros.

Nos han hecho sentir parte importante de la formación de sus hijos y nos han agasajado desde el primer momento: pancartas en el aeropuerto, participación e implicación en las actividades, e incluso una fiesta para profesores y alumnos en casa de una de las familias participantes.

Esto se ha plasmado en un imborrable recuerdo para los alumnos y en la mejor recompensa para los profesores: saber que los alumnos están planeando ya repetir la experiencia por su cuenta este verano!

En el facebook del instituto tenéis multitud de fotos, y aquí os dejamos algunas de muestra:

     
     
     

 

 

 

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn